lenceria

La vecina del 5º

Se llama Marian y dice la portera que cree que trabaja como “chica de compañía”. A Dani la verdad es que poco le importa.

Cada vez que se la cruza por el pasillo se le pasan las ideas más sucias por la cabeza, como empotrarla, como agarrarla del pelo, como susurrarle las guarradas más sonrojantes a la oreja y ver cómo reacciona. Y sin embargo intuye que Marian es una mujer de esas que mantienen el control en todo momento. Que maneja los tempos como quiere. Que maneja a los tíos como le apetece. Y le sigue volviendo loco la idea de tirarse a esa chica de compañía con dulce acento mexicano.

Desearía ponerla a prueba, llevarla al límite, quitarle las riendas y de paso la ropa y ser quien mande en una sesión de juegos privados. Y ella parece que algo quiere con él, porque esas miradas que se cruzan en el rellano no son del todo inocentes. No son en absoluto inocentes.

Y un día de lluvia se topan en la puerta, empapados, cargados cada uno con sus bolsas de la compra y del gym y los paraguas y no pueden evitar reírse de lo patético que es su aspecto entonces, remojados como pollos. Para colmo Dani no encuentra sus llaves entre tanto bulto así que Marian le invita a pasar a su casa a adecentarse un poco y buscar las llaves con calma.

…decir que Dani no piensa desperdiciar la oportunidad es contar lo obvio. Se comporta, es simpático y educado mientras se arreglan un poco la ropa, ella le da una toalla, se preparan un café. Y Dani se pone en modo ataque. Aprovecha esos momentos de “toma, ponte este jersey mientras se seca lo tuyo” y él empieza a jugar con el pelo de ella, que le cae empapado por encima de esa camisa blanca. Y empieza a reseguir las gotita de agua que se le forman en los hombres y resiguen por la espalda y ella se queda en sujetador. No hablan. Sólo se miran. Él la empuja poco a poco hasta la ventana. Ella siente el frío del cristal. Se estremece. Y él con ella, imaginando lo que van a hacer.

Le levanta la falda y ella sólo le mira con una mirada fiera, fija, como retándole: “¿Qué te vas a atrever a hacer?”. Y seguro que la portera desaprobaría todo lo que Dani le hizo a esa chica de compañía mexicana de mirada magnética.

Después, de tanto en tanto, Marian y Dani se han vuelto a cruzar en los descansillos… y en la cama de ella. Y en la de él. Y entre los coches que un día estaban aparcados

escortmexico

Buscasexo un buscador de placer

buscasexoSi todavía no conoces buscasexo, te estás perdiendo en horas y horas de buscar escorts en mexico sin ninguna utilidad. Ahora gracias a buscasexo podrás ver una recopilación de las mejores escorts de la todo el país de Mexico D.F y en una sola pagina tendrás a todas las escorts listadas, para que cómodamente puedas elegir la que más te gusta. Si eres un amante de los grandes pechos, o tienes algun fetiche en particular como por ejemplo el sado, dispondrás de categorias donde hacer tu búsqueda.

¡Bienvenido a buscasexo!…